¿Las marcas te persiguen en Internet? Así puedes librarte.

Aunque a veces lo parezca, las marcas no están liderando una conspiración malévola a gran escala para perseguirte con publicidad en internet. Mira cómo funcionan los anuncios que te siguen. Y cómo librarte de ellos si prefieres.

Internet, ya lo sabrás muy bien si usas redes sociales, es un espacio en el que se compite por una cosa: tu atención. Y así como todas las personas que sigues, las marcas también quieren atraerte y mostrarte lo que hacen, que en términos muy concretos no es otra cosa que sus productos y servicios.

Una de sus principales formas para lograrlo son los anuncios publicitarios en línea, omnipresentes en tus redes sociales, en los sitios web que visitas, en las búsqueda en Google y hasta infiltrados en tu bandeja de entrada. En algunos casos, incluso, la experiencia con un anuncio puede ser inquietante.

– ¿Sabías que hay un nuevo canal de deportes?

– ¿De deportes?

– Sí, lleva unos meses. El canal Olímpico. Es Premium.  

– Muestran todas las competencias para llegar a los Olímpicos. Gimnasia, judo, triatlón, BMX, ciclismo…

– Qué raro, no tenía ni idea que existía un canal Olímpico.

* Pero esa misma noche, ya en la cama, justo antes de dormir. *Anuncio en Smartphone/RRSS

Compra el Canal Olímpico

* Y la mañana siguiente. *Anuncio en computador/Sitio web

Compra el Canal Olímpico

* Y después de comprar el Canal Olímpico. *Anuncio en tablet/Anuncio en todos lados

Compra el Canal Olímpico

Ahora, aunque los anuncios interrumpan el contenido que quieres ver, te sigan incluso después de haber comprado y parece que una conversación casual fuera suficiente para detonar su aparición en todas tus pantallas, no todo en ellos es negativo.

Por una parte, te permiten descubrir y acceder a un mundo de ofertas en productos y servicios que podrían interesarte. Y por otra, con la idea de que tengas una mejor experiencia de usuario, te dan la posibilidad de tener un cierto control sobre ellos.

Para hacerlo vale la pena que entiendas lo básico sobre cómo funciona la publicidad en línea y veas qué hay detrás de los anuncios que te siguen. Una ves lo hagas podrás relacionarte mejor con ellos. Y si quieres, librarte de su presencia por completo.

POR QUÉ TE PERSIGUEN LOS ANUNCIOS EN INTERNET

La respuesta es que tú ya has demostrado interés en el producto o servicio que esos anuncios, llamados anuncios basados en intereses, te están ofreciendo. Recuerda que cada búsqueda y cada clic que haces en internet es parte de un rastro que vas dejando mientras navegas, rastro que las marcas pueden seguir a través de una cookie en tu navegador.

Una cookie no es más que un archivo usado por la red para recordarte, obtener datos demográficos y aprender sobre aquello que te gusta: las páginas que sigues, los productos que buscas, las tiendas en línea donde compras, los sitios web que visitas y otros tantos datos sobre tus hábitos de navegación.

Mientras la red más sabe sobre ti, de forma más precisa puede personalizar aquello que te ofrece, dándote una mejor experiencia. Piensa en todas las recomendaciones que has recibido de amistades, de páginas, de perfiles, de contenidos, de productos, y por supuesto, de anuncios. ¿Has visto lo precisas que pueden llegar a ser?

Por eso, por ejemplo, cuando buscas un tiquete a cualquier destino, los anuncios con promociones para ese mismo destino te siguen mientras navegas. Por eso la bicicleta que vio tu amigo con el que montas también te persigue. Y por eso ves planes de internet en todos lados apenas comienzas a buscar a cuál podrías cambiarte. 

En muchos casos ese escenario puede llevarte a encontrar ofertas atractivas y a descubrir marcas y competidores que no conocías antes. Pero en otros, el torrente de anuncios puede ser molesto e invasivo. Esto es lo que puedes hacer al respecto.

CÓMO LIBRARTE DE LOS ANUNCIOS EN INTERNET  

  1. Usa un ad blocker. Bloquear los anuncios es la forma más efectiva de evadirlos. Y hacerlo es muy simple. Existen extensiones gratuitas o pagas que puedes instalar en cualquiera de los navegadores que usas para esconder los anuncios y las ventanas emergentes para no tener que lidiar con ellos en ningún sitio web.

Sin embargo, ten en cuenta que hacerlo va a limitar tu experiencia. Muchos sitios no te permitirán seguir navegando salvo que desactives el ad blocker, pues mostrarte anuncios es parte de su negocio y en algunos casos es lo único que los mantiene vivos. Además, al no ver anuncios, vas a perder oportunidades que podrían beneficiar tu bolsillo.

  1. Paga por ser Premium. Y así navegar sin restricciones ni anuncios. Es una opción que solo te van a ofrecer algunos sitios, pero si puedes hacerlo, tienes la garantía de navegar en espacios que te dan su mejor experiencia, libre de publicidad.
  1. Limita las cookies. Si bien la gestión de cookies no te va a hacer libre de anuncios, si puede ayudarte a filtrar la pauta que recibes. Para hacerlo puedes no aceptar cookies en los sitios que visitas; bloquear en tu navegador las cookies de ciertos sitios; usar una extensión que las elimine mientras navegas; o usar un modo de navegación privado que no las almacene, como el Incognito de Chrome.

En todos esos casos estás limitando las cookies en tus dispositivos, pero de nuevo, también estás perdiendo oportunidades que hacen parte de la experiencia de la publicidad en línea. Al final, en todo caso, lo importante es que entiendas que todavía eres tú quien tiene el poder de decidir. Y ni las marcas ni los anuncios te tienen arrinconado.

TIP ADICIONAL

En la esquina superior o inferior derecha de los anuncios en redes sociales vas a encontrar tres puntos. Haz clic en ellos. Se trata de un menú en el que puedes marcar un anuncio como irrelevante o repetitivo para no verlo más. Además, en las esquinas de los anuncios en sitios web, también puedes hacer clic y personalizar tu preferencias de anuncios.

A %d blogueros les gusta esto: