Cómo escribir un review (y por qué es mejor que quejarse en las redes sociales).

Escribir un review es más que quejarse cuando no estás contento con una marca. Mira cómo y dónde deberías escribir para llamar la atención de la compañía, ponerla en alerta y prevenir a otros usuarios para que no repitan tu mala experiencia.

¿Quieres que una compañía te preste atención? Acudir a su buzón de quejas y reclamos es lo mismo que ser ignorado. Llamarlos a su línea de servicio al cliente podría arrastrarte a una pesadilla. Ir a una oficina va a robarte al menos una mañana. Y recurrir a las redes sociales va a solucionar poco, salvo que tengas miles de seguidores o un enorme golpe de suerte.

Perder tiempo y sentirte frustrado recorriendo esos caminos es muy fácil. Y usualmente, igual que tú, muchos consumidores terminan con un sentimiento similar: las compañías pueden ser abusivas y no están dispuestas a cambiar a pesar de las quejas, los reclamos o las opiniones de sus clientes.

Sin embargo, la realidad es distinta. Pocas cosas tienen el poder de abrirle los ojos a una compañía como aquello que tú y otras personas dicen sobre sus productos y servicios. Además, es la forma en la que los consumidores nos protegemos mutuamente. Y es el principio básico de un cambio radical en la relación entre consumidores y compañías.

ASÍ SON LAS RESEÑAS QUE ALERTAN A LAS COMPAÑÍAS

Un review, también llamado reseña, opinión o comentario, no es más que una breve descripción de tu experiencia con un producto o servicio. Y una vez se acumulan, como las personas en una protesta, tienen el poder para afectar de forma contundente la reputación de una marca, impactar su negocio y presionarla para mejorar su servicio o cumplir con aquello que está ofreciendo.

Para que esto suceda debes tener claro con qué intención se escriben las reseñas. Y para eso basta seguir estas 4 recomendaciones, claves para separar una queja débil de una reseña potente, capaz de alertar a las marcas e influenciar a otros consumidores:

1. Tu reseña debe ser útil. Nunca lo olvides: el objetivo principal de describir tu experiencia es ayudar a otros consumidores a tomar mejores decisiones y evitar que elijan la compañía equivocada. Criticar no es suficiente. Debes dar razones claras e ilustrativas.

2. Tu reseña debe ser imparcial. Recuerda que tú estás del lado de los consumidores. Y por lo tanto tu intención no puede ser favorecer o perjudicar a una u otra compañía. No dejes que tu opinión se manche con rabietas groseras y afirmaciones injustas.

3. Tu reseña debe ser honesta. La descripción de tu experiencia debe ser fiel a la realidad. Otras personas van a confiar en ella y por eso fundamental que lo que lean sea cierto. Apégate a TU experiencia y mantén el equilibrio en la crítica y el halago.

4. Tu reseña debe ser constructiva. Una reseña negativa no es para acabar una compañía: es para darle una oportunidad de hacer las cosas diferente. Recuerda que el objetivo es alertar a las marcas. Pero sobretodo protegernos mutuamente como consumidores.

Hey! TU LUGAR PARA ESCRIBIR RESEÑAS

Ahora bien, ¿dónde puedes escribir tu reseña para que tenga el mayor potencial? Hacerlo directamente en la página web de la compañía es una opción, pero esos comentarios pueden ser filtrados y están a un clic de desaparecer. Otra es ir a las redes sociales, pero hacerlo es como gritar en medio de un concierto.

Por eso tu mejor opción es un sitio independiente dedicado a recoger y organizar esos reviews para ponerlos a disposición de consumidores buscando la mejor decisión. Es lo que estamos haciendo en Colombia. Y tú ya puedes leer algunas reseñas sobre varios servicios que usas, incluyendo planes de internet hogar, planes de datos y planes de televisión.

DOS PREGUNTAS PARA ESCRIBIR UN REVIEW

Teniendo en cuenta las 4 recomendaciones que mencionamos, cuando vayas a escribir una reseña (acá puedes hacerlo por primera vez) solo necesitas responder dos preguntas elementales:

1. ¿Qué producto o servicio compraste? Asegúrate de hacer una descripción clara de aquello por lo que pagaste y de exponer con precisión los detalles relevantes. Incluye qué te ofrecieron, qué condiciones tenía esa oferta y cómo fue el proceso hasta que recibiste (o no recibiste) aquello que te prometieron.

2. ¿Por qué estás conforme o inconforme? Ahora expones tu caso. Respondiendo a la anterior pregunta entregaste todo el contexto. Ahora solo debes contar tu experiencia y explicar qué salió bien o mal. Piensa en la calidad, el cumplimiento y el servicio que recibiste por aquellos que pagaste. Y evita exageraciones, adornos e ironías.

Y eso es todo. Una vez te respondas estas dos preguntas tu reseña se habrá escrito por si misma. No te preocupes por la extensión. Si al leer tu reseña estás convencido de que describe tu experiencia y puede serle útil a otra persona, tu misión como consumidor está cumplida. Estarás influenciando a otras personas. Pondrás en alerta a las marcas. Y no habrás gastado más de 10 minutos. Inténtalo acá.

TIP ADICIONAL

Una reseña no garantiza que recibas soluciones. Para eso, aún debes contactar directamente a la compañía que te está fallando. La reseña, sobretodo, evitará que a ti y a otras personas les pase de nuevo.

–> Lee nuestro manifiesto. Somos más que un sitio independiente donde puedes leer y escribir reseñas. Estamos cambiando la relación entre compañías y consumidores.

A %d blogueros les gusta esto: